De vuelta a la rutina

Con más de una semana de retraso escribo esta entrada de “volvemos a la rutina”. Y no porque la vuelta al cole haya sido especialmente intensa y caótica, si no porque casi me está costando más a mí que a mis hijas. Digamos que estoy en una especie de jet lag vacacional.

Tengo que confesar algo: no tenía excesiva prisa en que empezara el colegio. El único motivo que me hacía desearlo eran las peleas entre las fieras. Pero cuando estaban tranquilas, admito que me las podría haber quedado en casa tres meses más. Y no es que me haya vuelto más loca de lo que suelo estar, es que este ha sido un verano corto (o al menos esa ha sido nuestra sensación). Es más, hasta me estoy planteando no apuntarlas más a casales de verano.

Es cierto que necesito las mañanas para trabajar, pero es que ya no dan guerra, no son bebés ni niñas pequeñas que necesitan que estés todo el rato pendiente de ellas. Se levantan a las tantas, arrastran el sueño hasta el sofá y, si por ellas fuera, no se moverían ni un centímetro hasta la hora de comer. Vamos, que sepáis que a medida que crecen su actividad matinal disminuye y duermen más. Al menos la que se acerca peligrosamente a la adolescencia.

Sólo hemos tenido un pero estas vacaciones: papá no ha podido estar con nosotras por trabajo y, la verdad, le hemos echado mucho de menos. Aunque lo cierto es que no hemos parado en casa demasiado tiempo. Entre salidas a Barcelona, piscina, paseos por el centro de nuestro pueblo, y unos días en la playa, poco tiempo hemos tenido de aburrirnos.

En fin, ya estamos otra vez todas metidas de lleno en nuestras rutinas habituales, sólo escribo para que sepáis que ya he vuelto y, si soy capaz de ponerme las pilas, con bastante material para darle vueltas ya que estamos en edades un pelin complicadas y este verano también ha servido para toparnos con ciertos temas que hubiese preferido esperar más.

Pero no os cuento nada más hasta que tenga mucho más claro como explicarlo, a sabiendas que su protagonista principal lee lo que escribe su madre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *